FW Español

El último informe de la AIE tiene muchos motivos para preocupar a los consumidores de diésel

La restricción del gas natural en Europa podría provocar un mayor consumo de petróleo, lo que afectaría a los mercados de diésel

Los consumidores de diésel han disfrutado de un descenso de varias semanas en los precios al por menor, pero hay muchas cosas en el informe mensual más reciente de la Agencia Internacional de la Energía que deberían preocuparles.

La AIE es una organización multinacional formada principalmente por grandes consumidores de energía, y su informe mensual, que suele tener 75 páginas o más de gráficos, tablas y comentarios, es seguido muy de cerca. 

Su publicación del jueves se produjo en un momento en el que el mercado del diésel, que cae más rápido que el del crudo, ha entrado repentinamente en modo alcista esta semana, subiendo durante tres días consecutivos en los mercados de futuros. 

Después de caer el lunes a 3,1791 dólares por galón desde un máximo reciente de mediados de junio de 3,7173 dólares por galón, un descenso de casi 54 centavos, el diésel de ultra bajo azufre (ULSD) en la bolsa de materias primas CME volvió a subir esta semana. Subió el martes 15,47 centavos por galón, 7,65 centavos por galón el miércoles y otros 7,37 centavos por galón el jueves para establecerse en 3,4840/g. 

Aunque la subida del martes no tenía ninguna noticia aparente detrás, el miércoles el mercado ya tenía en cuenta las estadísticas semanales de la Administración de Información Energética que muestran que los inventarios de todos los destilados estadounidenses están cayendo en relación con el consumo, y que los inventarios de ULSD están aumentando con respecto a la semana anterior, pero siguen siendo inferiores a los de hace cuatro semanas, en un momento en el que deberían estar aumentando de forma constante. 

El informe de la AIE probablemente dará un impulso a cualquier tendencia alcista porque sus principales conclusiones no auguran nada bueno para los consumidores de diésel. Y el principal problema que identifica para esos consumidores se encuentra en el mercado europeo del gas natural. 

El gas natural en Europa se ha estrechado debido a la decisión de los consumidores de importar menos gas natural de Rusia, y a la decisión de Moscú de enviar menos cantidad a Occidente. Como resultado, según las primeras frases del informe de la AIE “El aumento del uso del petróleo para la generación de energía y el cambio de gas a petróleo tras la subida de los precios del gas natural en Europa están elevando la trayectoria de crecimiento de la demanda de petróleo durante el resto del año y hasta 2023”. 

Cuando un consumidor de gas natural se aleja de ese combustible y se pasa a un sustituto del petróleo, puede adoptar varias formas. Para la producción de electricidad, el fuel oil será el insumo sustituto. El fuel, también conocido como combustible residual o residuo, es el producto petrolífero más pesado y generalmente más sucio que sale del proceso de refinado. Su uso como combustible para generar electricidad lleva años disminuyendo -Estados Unidos consumía unos 3,3 millones de barriles diarios de resid a principios de 1973 y ahora el consumo es una décima parte-, pero las empresas de servicios públicos recurrirán a él cuando los mercados de gas natural se resientan. 

Aunque la sustitución del diésel por el gas natural no afecta directamente al mercado del diésel, crea una nueva demanda de una parte del barril y eso puede impulsar todo el complejo de la gasolina, los destilados y el fuel.  

Pero también hay una sustitución directa del diésel por el gas natural, como explicaba Javier Blas, de Bloomberg, en un artículo reciente. 

“En Múnich, la empresa municipal ha convertido dos calderas de gas para que funcionen con diésel,” escribió Blas. “[Más al sur], en los Alpes alemanes, la cooperativa agrícola Berchtesgadener Land ha enviado a dos conductores de camiones de leche para que  aprendan a manejar una plataforma de reparto de petróleo,por si acaso necesitan comprar. Al norte, la fábrica de cerveza Veltins, cerca de Düsseldorf, ha hecho acopio de diésel para cinco semanas, en previsión de un cambio de emergencia del gas”. 

Ese microcosmos de actividad económica en la mayor economía expuesta a cortes o reducciones del suministro de gas ruso es una pequeña parte de las fuerzas que pueden estar frenando o deteniendo el descenso de los precios del diésel que se viene produciendo desde hace semanas.   

El informe de la AIE señalaba que la mayoría de los consumidores residenciales de gas natural no pueden hacer otra cosa que limitarse a sufrir junto con los precios más altos. “Sin embargo, los consumidores industriales, en particular las refinerías, pueden sustituir gran parte del uso del gas por petróleo”, dijo la agencia. Calcula que la sustitución en Europa será de unos 300.000 barriles diarios durante los próximos seis trimestres, y que aproximadamente la mitad serán destilados, lo que presionará los mercados de diésel.     

Las refinerías suelen utilizar gas natural para alimentar sus plantas. Pero la referencia al cambio de petróleo en las refinerías se mencionó en otra parte del informe de la AIE. “Varias refinerías europeas informaron de que ya han empezado a sustituir el gas natural de mayor precio en los procesos de refinado, tanto en la producción de energía como de hidrógeno, por productos petrolíferos”, decía el informe. 

El cambio ya está en marcha, según la agencia, aunque citó otros productos petrolíferos además del diésel. “En los últimos meses se ha disparado el uso de fuel oil y de crudo directo para la generación de energía, ya que el mundo se ha visto afectado por un clima caluroso inusual, lo que ha impulsado la demanda”, escribió la AIE. (El uso directo de crudo es la quema de petróleo crudo sin refinar para la generación de energía, sin ningún tipo de procesamiento).  

La sustitución del petróleo por el gas fue la razón clave por la que la AIE aumentó su previsión para la demanda mundial de petróleo en 2022 en 380.000 barriles al día, lo que eleva su previsión de aumento de la demanda mundial a 2,1 millones de barriles al día, una cantidad relativamente considerable incluso para los estándares prepandémicos. (Por ejemplo, los datos de la AIE de hace unos años muestran que la demanda aumentó en 1,8 millones de barriles al día entre 2016 y 2017, subió menos de 1 millón de barriles al día entre 2017 y 2018, y aumentó menos de 1 millón de barriles al día entre 2018 y 2019). 

El precio al por menor del diésel en Estados Unidos, medido por el precio medio semanal del diésel al por menor publicado por la EIA, la base de la mayoría de los recargos por combustible, alcanzó un máximo de 5,81 dólares por galón el 20 de junio. Abrió el año a 3,613 dólares por galón y, tras un reciente descenso de siete semanas, se situó justo por debajo de los 5 dólares, a 4,993 dólares por galón.

Todos los precios del petróleo han bajado durante ese tiempo, pero el del diésel lo ha hecho más. Por ejemplo, el diferencial entre el ULSD y la gasolina RBOB, una mezcla de gasolina sin terminar que sirve como sustituto de la gasolina en la CME, era de aproximadamente 1,20 dólares a mediados de junio, y el ULSD tenía un precio muy superior al RBOB. El lunes, el último día antes de la reciente subida del diésel, ese diferencial era de poco más de 31 centavos.  

El diferencial entre el crudo de referencia mundial Brent y el ULSD también experimentó un drástico descenso. Llegó a alcanzar 1,70 dólares por galón a mediados de junio. Bajó a menos de 1 dólar en los últimos días antes de repuntar con el último aumento de los precios del diésel. 

El cambio de gas natural a petróleo no fue la única parte del informe de la AIE que podría considerarse alcista para los mercados del petróleo en general y del diésel en particular.  

La escasez de inventarios ha sido uno de los principales motores de la subida de los precios del petróleo. La AIE señaló que los inventarios mundiales de crudo y de todos los productos petrolíferos aumentaron “de forma acusada” en 87,3 millones de barriles en el segundo trimestre, aunque el incremento en junio fue mínimo.  

Aunque el aumento total es grande, la AIE también dio cifras preliminares para julio y dijo que las existencias de destilados medios -que incluyen el diésel- “aumentaron en apenas 0,4 millones de barriles”. Y las existencias de fuel-oil, a las que se recurriría en cualquier sustitución significativa del petróleo por el gas natural, descendieron en todo el mundo en 2,6 millones de barriles. Esto ocurrió en julio, cuando tradicionalmente se acumulan las existencias.  

Una buena noticia, tanto del informe de la AIE como de las cifras semanales de la EIA, es que las refinerías siguen funcionando a buen ritmo. Según la AIE, se espera que este mes las refinerías alcancen su nivel más alto desde enero de 2020. Pero eso no va a continuar; como señala la AIE, la industria mundial de refinado está entrando en septiembre y octubre, cuando se realiza el mantenimiento para prepararse para la producción de combustible en invierno y las operaciones disminuyen.  

En EE.UU., las refinerías operaron en la semana terminada el 5 de agosto al 94,3% de su capacidad, invirtiendo un descenso de dos semanas. La marca más alta reciente fue del 94,9% en la semana terminada el 8 de julio. Las refinerías de la región de la Costa Este de EE.UU., conocida en la jerga de la EIA como PADD 1, operaron a un asombroso 100,4%, lo que generalmente se considera imposible. Puede ocurrir si las operaciones de las refinerías están a pleno rendimiento y si varios turnos a corto plazo acaban obteniendo más rendimiento de un barril que la capacidad nominal. 

En la historia de las tasas de funcionamiento de la PADD 1, que se remonta a 2010, es la primera vez que la cifra supera el 100% y pone de manifiesto que los aumentos de capacidad proceden más de las mejoras en las instalaciones existentes que de la construcción de otras nuevas. 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

John Kingston

John has an almost 40-year career covering commodities, most of the time at S&P Global Platts. He created the Dated Brent benchmark, now the world’s most important crude oil marker. He was Director of Oil, Director of News, the editor in chief of Platts Oilgram News and the “talking head” for Platts on numerous media outlets, including CNBC, Fox Business and Canada’s BNN. He covered metals before joining Platts and then spent a year running Platts’ metals business as well. He was awarded the International Association of Energy Economics Award for Excellence in Written Journalism in 2015. In 2010, he won two Corporate Achievement Awards from McGraw-Hill, an extremely rare accomplishment, one for steering coverage of the BP Deepwater Horizon disaster and the other for the launch of a public affairs television show, Platts Energy Week.