Watch Now


Nikola proyecta la producción de entre 300 y 500 camiones eléctricos a batería en 2022

El control de la tesorería es una prioridad al comenzar la segunda fase de la planta de Arizona

Nikola expects to build 300 to 500 battery-electric trucks at its plant in Coolidge, Arizona this year. (Photo: Nikola)

Nota del editor: Actualizaciones con el precio de cierre de las acciones

Nikola Corp. planea construir entre 300 y 500 camiones de clase 8 a batería este año y registrar hasta 150 millones de dólares en ingresos. Espera ser rentable en términos de margen bruto en 2023.

Tras meses de historias negativas centradas en las supuestas fechorías de Trevor Milton, fundador y ex presidente ejecutivo de la empresa, la compañía con sede en Phoenix puede finalmente centrarse en la producción de camiones de tecnología avanzada. 

Nikola tiene contratos, cartas de intención y memorandos de entendimiento para 1.385 camiones: 375 eléctricos de batería y 1.010 de pila de combustible. En el cuarto trimestre construyó 30 pre-series Tre BEV y entregó cinco a clientes para que los probaran. Tiene previsto fabricar sólo entre ocho y diez camiones de pre-serie este trimestre mientras espera que mejore la escasez de suministros. 

“Ahora tenemos camiones reales que transportan cargas reales de clientes en carreteras públicas”, dijo el CEO Mark Russell a los analistas en una conferencia telefónica sobre los resultados del cuarto trimestre. La producción de camiones vendibles comienza el 21 de marzo y las entregas se esperan para el segundo trimestre.

El camión eléctrico de batería Tre costará alrededor de 300.000 dólares, según las previsiones de ingresos y la producción prevista. En California, donde los camiones eléctricos son fundamentales debido a las normas de emisiones más estrictas que se aplicarán en 2024, hasta la mitad del coste inicial puede cubrirse con subvenciones del Proyecto de Incentivos para Camiones y Autobuses Híbridos y de Cero Emisiones.


Dos camiones de pre-serie entregados a Total Transportation Services Inc. (TTSI) en diciembre tienen una media del 98% de tiempo de funcionamiento y han viajado más lejos con una sola carga que cualquier camión eléctrico que haya probado TTSI, según Russell.

“Cuanto más probados están estos camiones, más impulso tenemos y más peso tenemos en la negociación en el mercado”, dijo.

Las acciones de Nikola cerraron el jueves a 8,04, con una subida de 1,21 dólares, o un 17,72%.

El vehículo eléctrico de batería Nikola Tre tuvo la mayor autonomía antes de la recarga de cualquier camión eléctrico probado por Total Transportation Services Inc, según el CEO de Nikola, Mark Russell. (Foto: Nikola)

Retrasos en las entregas

La crisis de la cadena de suministro engarzó la producción y retrasó las entregas que Nikola esperaba realizar en 2021.

“Las cadenas de suministro limitan lo que podemos producir y entregar”, dijo Kim Brady, director financiero de Nikola, en la llamada. “Sobre la base de nuestra visibilidad actual, la disponibilidad de componentes críticos está sesgada hacia la segunda mitad del año”.

Pero Nikola tiene “línea de visión” sobre suficientes células de batería, paquetes de baterías, microchips de módulos de control electrónico, ejes electrónicos e inversores de potencia para alcanzar su objetivo de producción en su planta de nueva creación en Coolidge, Arizona. La segunda fase de la planta, de 600 millones de dólares, está en marcha.

“En el entorno actual, no hay ninguna garantía en lo que respecta al plazo de entrega de los componentes críticos”, dijo Brady. “Sigue siendo muy fluido, y estamos atentos y paranoicos, es decir, confirmando, comprobando y verificando”.

Dificultades con el hidrógeno

Lo mismo ocurre con el paso a las versiones beta con intención de producción de la versión eléctrica con pila de combustible alimentada por hidrógeno del Tre. Dos versiones alfa están en pruebas con Anheuser-Busch (NYSE: BUD), que encargó hasta 800 de los camiones en 2018. 

La falta de infraestructura es el mayor obstáculo para la adopción de los camiones de pila de combustible. Nikola tiene varios acuerdos de colaboración, pero ha retrasado el gasto en centros de producción de hidrógeno y estaciones de servicio. Se espera que este año se inicie la construcción de su primera estación de producción de hidrógeno y repostaje en Arizona.

Una estación de producción de hidrógeno puede costar entre 16 y 20 millones de dólares. Un sitio de distribución solamente cuesta entre 8 y 9 millones de dólares, dijo Brady.

Nikola tiene previsto añadir dos socios de distribución a un memorando de entendimiento existente con TravelCenters of America (NASDAQ: TA) para añadir el repostaje de hidrógeno a dos estaciones en California.

En cifras

Nikola perdió 159,4 millones de dólares, o 23 centavos por acción, en el cuarto trimestre. En cuanto a los beneficios ajustados antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización, la pérdida fue de 90,4 millones de dólares. Para todo el año, la pérdida neta fue de 690,4 millones de dólares, con un EBITDA ajustado de 302,7 millones de dólares negativos.

El EBITDA del cuarto trimestre no incluía 2,2 millones de dólares en honorarios legales y relacionados que Nikola gastó para defenderse en las investigaciones del Departamento de Justicia y de la Comisión de Valores.

Nikola acordó pagar a la SEC una multa de 125 millones de dólares en cinco plazos por las acusaciones de que Milton engañó a los inversores mediante declaraciones falsas sobre la tecnología y el progreso de la empresa. Está previsto que Milton sea juzgado en abril en Nueva York por cargos de fraude federal.

Nikola quiere que Milton, que sigue siendo el mayor accionista de la empresa, le devuelva el dinero a pesar de haber vendido cientos de millones de dólares en acciones en el último año.

Control del gasto

El efectivo y las líneas de crédito a las que puede recurrir mediante la venta de acciones dejaron a Nikola con 958 millones de dólares de liquidez total a finales de diciembre.

“A la luz de la actual volatilidad e incertidumbre del mercado, seremos muy disciplinados en nuestro gasto, incluyendo una cuidadosa consideración del calendario de los gastos de capital”, dijo Brady. “Tenemos previsto financiar los equipos de fabricación en lugar de pagar con efectivo siempre que sea posible”.

El objetivo de Nikola es disponer de una “liquidez adecuada” para financiar los próximos 12 meses de operaciones hasta finales de año. Si no se consigue nuevo capital -y Nikola ha dicho que acabará necesitando 1.000 millones de dólares-, la empresa espera tener entre 225 y 250 millones de dólares en efectivo a finales de año, suponiendo que recurra a los 436 millones de dólares disponibles a través de sus dos líneas de crédito de capital con Tumin Stone Capital.

“Vigilaremos de cerca los mercados de capital y obtendremos capital adicional cuando sea apropiado en 2022”, dijo Brady.

Alan Adler

Alan Adler is an award-winning journalist who worked for The Associated Press and the Detroit Free Press. He also spent two decades in domestic and international media relations and executive communications with General Motors.